Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Oración de un preso para todos los presos: Oración tras los barrotes.

 

“Oh Dios, dame el coraje de llamarte Padre.

Sabes que no siempre logro pensar en Tí con la atención que mereces.

 

Tú no te has olvidado de mí, aunque vivo a menudo lejos de la luz de tu rostro.

 

Muéstrate cercano, a pesar de todo, a pesar de mi pecado ya sea grande o pequeño, secreto o público.

Dame la paz interior, la que sólo tu sabes dar. Dame la fuerza de ser verdadero, sincero; arranca de mi rostro las máscaras que oscurecen la conciencia de que yo valgo algo porque soy tu hijo. Perdona mis culpas y dame además la posibilidad de hacer el bien.

Acorta mis noches imsonnes; dame la gracia de la conversión del corazón. Acuérdate, Padre, de quienes están fuera de aquí y que me quieren todavía, para que pensando en ellos, recuerde que sólo el amor da vida mientras que el odio destruye y el rencor trasforma en infierno las largas e interminables jornadas.

Acuérdate de mí, oh Dios, amén”.

Top